Infiltrieren

Los materiales compuestos de metal infiltrados consisten de dos componentes de material. En el curso de un proceso de fabricación de dos etapas, se produce primero una base sinterizada porosa con el componente con el punto de fusión más alto, por ejemplo un metal refractario. Seguidamente, se procede a infiltrar los poros abiertos con el componente licuado con el punto de fusión más bajo. Las propiedades de los componentes individuales se mantienen incambiadas. Al inspeccionar el material bajo el microscopio, las características de cada componente siguen siendo evidentes. A nivel macroscópico, las propiedades de los componentes individuales aparecen combinadas. Por ejemplo, el nuevo material puede tener unos valores de conductividad térmica y de expansión térmica modificados.