Nuevo: molibdeno-tántalo contra la corrosión en CIGS.

Por su buena adherencia en vidrio y su elevada conductividad eléctrica, el molibdeno se utiliza como material de contacto dorsal en células solares CIGS. Sin embargo, en caso de exposición a atmósferas corrosivas, el molibdeno puede oxidarse.

Aleamos molibdeno puro con pequeñas cantidades de tántalo resistente a la corrosión, combinando así las propiedades ventajosas de ambos metales. La mayor resistencia a la corrosión del molibdeno-tántalo (MoTa) ha sido demostrada en numerosos ensayos. Abajo puede ver el resultado de un experimento de corrosión a una temperatura elevada (60 °C) y un alto grado de humedad (90%): las películas finas entalladas (grosor de capa: 300 nm) de MoTa muestran una resistencia a la corrosión mucho mayor que el molibdeno puro.

Molibdeno: Exposición 0 hMolibdeno: Exposición 50 hMolibdeno: Exposición 100 h
MoTa:Exposición 0 hMoTa:Exposición 50 hMoTa:Exposición 100 h

 

Pero el MoTa no funciona solamente como material de contacto dorsal. En substratos flexibles, como lámina de acero inoxidable y poliimida, la nueva aleación puede actuar como capa de contacto resistente a la corrosión y capa protectora. Efectivamente, protege la cara posterior de la red de acero inoxidable durante la selenización en el proceso de fabricación de CIGS.