Plansee patenta el recubrimiento interno para blancos rotatorios monolíticos

Los blancos rotatorios monolíticos ofrecen ventajas que superan a las de los blancos enlazados, esto es, un mayor aprovechamiento del material y una densidad de potencia más alta. Plansee acaba de patentar una capa interna protectora, que garantiza que el material de recubrimiento deje de entrar en contacto directo con el agua de refrigeración del sistema.

Los materiales de recubrimiento con molibdeno de Plansee se utilizan en un amplio abanico de aplicaciones; por ejemplo, como contactos traseros en células solares CIGS o transistores de película fina en pantallas planas. Asimismo, los blancos monolíticos ofrecen ventajas, ya que estos no requieren un tubo portante, puesto que están fabricados con un cien por cien de molibdeno. En comparación con los blancos enlazados, el aprovechamiento del material aumenta en hasta un 30 %. Además, el uso de blancos monolíticos permite disponer de una densidad de potencia de hasta 30 kW/m³, lo que se traduce en una velocidad de recubrimiento más alta.

Plansee acaba de obtener una patente europea para su recubrimiento interno de blancos rotatorios monolíticos.

 

Los blancos monolíticos están en contacto directo con el agua de refrigeración de los sistemas de recubrimiento. El agua de refrigeración contiene aditivos, también llamados «inhibidores», que sirven para estabilizar la conductividad y el pH. Estos aditivos deben agregarse en intervalos regulares. El recubrimiento interno con base de polímero de Plansee impide que el material de recubrimiento entre en contacto con el agua de refrigeración, lo que supone una ventaja: los fabricantes de células solares de CIGS y pantallas LCD TFT necesitan una cantidad considerablemente menor de inhibidores, lo que les permite ahorrar costes. Además, el recubrimiento interno es tan fino que apenas afecta a la conductividad térmica del blanco rotatorio.