Online ShopMy Plansee
Plansee Group
Página de inicio
Online ShopMy PlanseePlansee Group
Cátodos de pulverización de tungsteno-níquel

Cátodos de pulverización de aleaciones de tungsteno para vidrio inteligente

Para la producción de capas electrocrómicas en Smart Windows, suministramos los cátodos de pulverización de tungsteno y aleaciones de tungsteno adecuados. Nuestros clientes producen los recubrimientos electrocrómicos de óxido de tungsteno y de óxido de aleación de tungsteno para Smart Windows mediante pulverización iónica reactiva. En su estado normal, esta capa es incolora y transparente. Bajo corriente continua, se vuelve azul y, por tanto, es menos transparente para ciertas longitudes de onda de la luz. Al dopar las capas de óxido de tungsteno puro con otros elementos (por ejemplo, Ni, Mo, Ti, Ta), se pueden influir varias propiedades de las capas conmutables, como la durabilidad, el tiempo de conmutación y el aspecto.

Sus ventajas en términos generales:

  • Gran pureza
    > 99,97 %

  • Microestructura y composición química homogéneas

  • Contenido de aleación variable

Homogeneidad y densidad: qué buscar en los cátodos de pulverización

Un ejemplo de nuestras aleaciones de tungsteno para vidrio inteligente son los cátodos de pulverización de tungsteno-níquel. Los cátodos convencionales de tungsteno-níquel se producen por pulverización. El inconveniente: el elemento níquel no está distribuido uniformemente en todas partes y la densidad del material de los cátodos pulverizados suele estar en un rango < 95 %.

¿Qué significa esto para el usuario? El níquel distribuido de forma desigual da lugar a regiones ferromagnéticas de níquel puro en el cátodo de pulverización. Afectan al comportamiento de pulverización iónica e influyen en la calidad de la capa electrocrómica debido a las tasas de pulverización desiguales o a la desviación de la composición química.

Una baja densidad de material limita el espesor posible del cátodo de pulverización a solo unos milímetros de material utilizable. Esto significa la sustitución frecuente del cátodo de pulverización en la aplicación. Producimos nuestros cátodos de pulverización de tungsteno-níquel mediante pulvimetalurgia. Nos encargamos todos los pasos, desde el polvo de metal hasta el producto acabado, en nuestras propias instalaciones. Con una densidad superior al 95 %, nuestro material puede utilizarse para producir cátodos de pulverización con un grosor de hasta 18 mm. La durabilidad de nuestros cátodos de pulverización permite una mayor vida útil en el proceso de aplicación. Ya no es necesaria la sustitución frecuente de los cátodos.

Microestructura de cátodos de pulverización de tungsteno-níquel

Nuestro proceso de fabricación da lugar a una microestructura especialmente homogénea y densa. Algo que se muestra en esta imagen de microscopio óptica de uno de nuestros cátodos de pulverización de tungsteno-níquel: el tungsteno puro (gris oscuro) está incrustado en una matriz del compuesto de tungsteno-níquel. Pero lo importante es lo que no hay: el níquel libre. La microestructura no contiene fases ferromagnéticas.

El níquel está distribuido de forma muy homogénea en todo el cátodo. El contenido de níquel no fluctúa más de +/- 0,5 % de peso alrededor del valor medio deseado.

Las propiedades más importantes de nuestros cátodos de tungsteno-níquel
Densidad (a 20 °C) ≥ 95 % de la densidad teórica
Pureza > 99,97 % en peso (3N7)
Homogeneidad de la distribución del níquel <+/- 0,5 % en peso
Contenido de níquel 25 % a 55 % en peso
Microestructura Grano fino, uniforme

Hemos solicitado una patente para la producción y las propiedades de los cátodos de pulverización de tungsteno-níquel. En algunos países ya están protegidos por patentes.

Ejemplos de aplicación de nuestros recubrimientos:

Otros productos para el sector de recubrimiento: